viernes, 23 de septiembre de 2016

MUERTOS SIN JUSTICIA


Días después de conmemorar el 15° aniversario del ataque al Pentágono y a las Torres Gemelas, varias explosiones en los Estados Unidos fueron objeto de la atención por parte de la prensa internacional, cuando todavía retumban en el mundo los atentados de Francia, Bélgica, Turquía, Tailandia y Alemania. Cada bomba significa conmoción, pero no memoria en el caso del ciudadano argentino. El argentino no recuerda cuando los estruendos se daban en Salta, Córdoba, Buenos Aires o Tucumán, y las víctimas eran la sociedad civil y distintas instituciones de la Nación. El blanco de esos ataques fueron las fuerzas policiales, armadas y de seguridad, el juez Quiroga -que debía juzgar a terroristas que operaban en el territorio argentino- y miles de argentinos, cuyas vidas fueron truncadas.


Quienes derrotaron al terrorismo local son pagados con la muerte. Las leyes, los derechos humanos, la avanzada edad, los certificados médicos, no existen para la justicia argentina. El coronel (R) Fiorini y el juez Roca fueron los presos políticos número 376 y 377 muertos sin justicia. Quienes integraban el Tribunal Oral Federal en la megacausa III que los juzgaba fueron miembros de la agrupación terrorista Ejército Revolucionario del Pueblo.

Coronel Cayetano Fiorini, asistido para poder caminar sin ver 

David San Román
DNI 36.346.156


NOTA: Las imágenes no corresponden a la nota original.

jueves, 22 de septiembre de 2016

ALGUIEN DEBÍA PAGAR

Si fuera profesor en la Facultad de Derecho les preguntaría a mis alumnos: qué pasa si un joven uniformado es enviado a un control vehicular y durante el mismo recibe dos disparos desde una motocicleta que lo dejan al borde de la muerte. Qué pasa si los médicos del hospital donde ingresa testifican que lo hace vestido de uniforme y gravemente herido. Qué pasa si a quince cuadras de ahí, ese mismo día, se produce un enfrentamiento entre dos grupos armados, ambos vestidos de civil según testigos de la época. Qué pasa si al día siguiente, un comunicado de la institución a la que pertenece el joven uniformado lo condecora por haber sido herido en el cumplimiento de su deber, sin agregar nada más. Qué pasa si 40 años más tarde, los familiares de las víctimas de uno de los grupos enfrentados aquel día, al no hallar otros responsables con vida, acusan al joven del asesinato de uno de ellos, y del secuestro seguido de muerte del otro. Qué pasa si sólo presentan como prueba la condecoración que coincide en fecha y localidad. ¿Y si les dijera que ese joven uniformado era militar, y aquella la década del 70? Entonces un alumno respondió: si quienes buscan justicia la encuentran en un inocente, no sólo nunca la tendrán sino que nunca estarán en paz. Me dio esperanzas... sobre todo porque no soy profesor en la Facultad de Derecho, y nunca conocí a ese alumno. Sólo soy el hijo de aquel joven uniformado, en busca de justicia desde hace ocho años.


Eduardo Alfonso (h.)



NOTA: La imagen no corresponde a la nota original.

REMOCIÓN JUEZ RAFECAS



martes, 20 de septiembre de 2016

ES MOMENTO DE UNA FUERTE AUTOCRÍTICA

16 de Septiembre 2011

Por Mauricio Ortin, profesor de Filosofía (UNSa)

La Argentina no tiene política de seguridad. Pero no es que no la tiene porque el Gobierno no quiera tenerla. No la tiene porque Gobierno y oposición están presos de la incoherencia de pensar como “progres” y actuar como capitalistas. El marxismo militante, antes de la implosión y derrumbe del mundo socialista, todavía creía que la revolución era posible. Pero cayó el velo y la realidad ya no pudo ocultarse.


En la URSS, China, Corea, Camboya, Alemania del Este, Polonia y demás países-prisiones comunistas, dictaduras feroces y genocidas, redujeron a las personas a la condición de esclavos. El terror estatal fue eficiente y la única política de seguridad. En nombre del pueblo y la clase proletaria, el comunismo asesinó a cien millones de personas y condenó a una vida miserable a generaciones enteras.

En América Latina, también el comunismo hizo su ensayo de tomar el poder (Fidel Castro, públicamente, afirmó que, salvo en México, lo intentaron en todos los países). En el nuestro, en particular, ello tuvo lugar en la década del 60 y, principalmente, en la del 70, cuando las organizaciones armadas marxistas declararon e hicieron la guerra al Estado nacional (conducido, por entonces, por el Partido Justicialista y sus aliados).



Son de Juan Domingo Perón las escalofriantes palabras que siguen: “(...) el repudio unánime de la ciudadanía hará que el reducido número de psicópatas que van quedando sea exterminado uno a uno para bien de la República” (en una carta dirigida a los oficiales, suboficiales y soldados de la Guarnición Azul que habían sido atacados por el ERP).

También, por cadena nacional (20/1/74) y vestido con su uniforme de general, manifestó: “Ya no se trata de contiendas políticas parciales, sino de poner coto a la acción criminal que atenta contra la existencia misma de la patria y sus instituciones, y que es preciso destruir antes de que nuestra debilidad produzca males que puedan llegar a ser irreparables en el futuro”.

Pero si alguna duda quedaba, Perón se encargó de disiparla designando jefe de la Policía Federal al comisario Alberto Villar (jefe de la Federal, durante el gobierno de facto de Lanusse). Los trascendidos periodísticos cuentan que Villar no aceptó en la primera instancia. “No soy peronista”, se justificó ante el presidente. A lo que Perón, hábilmente, respondió que lo convocaba no por peronista, sino porque “la Patria lo necesita”. (El comisario Alberto Villar y su señora, meses después, fueron asesinados cuando Montoneros hizo volar la lancha en la que se desplazaban).

El Congreso Nacional no quiso ser menos. Los mismos legisladores que meses atrás habían derogado las leyes del gobierno militar contra los actos subversivos se disponían a aprobar otras mucho más duras. Mas, estas, según parece, no bastaron; porque el gobierno justicialista dio la orden y “carta blanca” a las Fuerzas Armadas para que se hicieran cargo de aniquilar a la subversión[1].


Esto es, técnicamente, sin dar cuenta a los jueces jurisdiccionales y/o a los legisladores nacionales, de las acciones de combate, toma de prisioneros, muertos, interrogatorios, etc., que surgían del estricto acatamiento de lo ordenado en cuestión. Ninguna autoridad pública, magistrado, ministro o parlamentario se opuso a la voluntad del gobierno peronista. Ni Eugenio Raúl Zaffaroni[2], quien por ese entonces ya era juez y siguió siéndolo durante el gobierno militar.

Hoy, “otros gallos cantan”. El Gobierno nacional peronista honra y enaltece a los que Perón llamaba “psicópatas que hay que exterminar”, y condena, juzga y persigue a los militares y policías a los que Perón, Isabel, Luder, Videla, Viola, Galtieri y Bignone habían utilizado como exterminadores. El peronismo debiera hacer una autocrítica severa sobre la responsabilidad que le cabe en la represión terrorista y contraterrorista de los últimos cuarenta años. Porque, señores peronistas, ustedes son cualquier cosa, menos víctimas.


NOTA: La presente nota fue escrita en 2011, sin embargo mantiene una vigencia aterradora. No aprendemos de nuestros errores, persistimos en ellos.

Las imágenes, destacados y referencias no corresponden a la nota original.



[1] Todas las declaraciones altisonantes de los representantes del pueblo de esa época se encuentran transcriptas en el libro de sesiones de la Cámara de Diputados.
[2] Siendo juez del Proceso de Reorganización Nacional jamás cursó un habeas corpus. En 1976 Zaffaroni juró fidelidad a los objetivos básicos y al estatuto del Proceso de Reorganización Nacional. En su libro Derecho Penal Militar,  publicado en 1980, justificaba la represión e inclusive “la muerte del delincuente”.

200 AÑOS HAN PASADO Y SEGUIMOS COMO ENTONCES… ¿HASTA CUÁNDO?

Vivimos en un mundo donde la técnica y la ciencia prevalecen, donde todo cambia, en un mundo que se admira ante la eficiencia y las conquistas concretas en donde las comunicaciones y el dialogo ejercen un importantísimo papel en las relaciones humanas.


Estos, y variados temas más deberían convocarnos a un debate colectivo, en donde la participación y el protagonismo individual y comunitario tendrían que constituirse en el principal componente… pero lamentablemente hoy, como en 1816, los argentinos seguimos sin coincidir ideológicamente en cuanto al tipo de país que pretendemos forjar…

Leemos o escuchamos a diario que amplios sectores de nuestra sociedad no se comprenden, ni dialogan, no porque no puedan comunicarse, sino porque no quieren hacerlo, porque la concentración y abuso del poder junto a las diferentes interpretaciones o sentidos que le asignamos a muchas palabras que a diario empleamos, dificulta y/o desanima al dialogo.


¿Cuántas interpretaciones se dan a las palabras cambio, progresista, revolución, libertad, resistencia, el lío que nos sugirió hacer el Papa Francisco, hoy impactado de ver como la corrupción ha invadido todos los lugares (y el recibe a los/las corruptos en Santa Marta), “resistir es construir”, etc.?

Cuando la historia parecía haber cerrado este conflictivo capítulo definitivamente, los argentinos de manera casi permanente, seguimos siendo testigos de indicios y evidencias que muestran que, en los hechos, esta confrontación perdura y perdurará mientras hayan verdades que se callen.


Admirados de nuestros propios descubrimientos y del poder individual que nos da el conocimiento algunos nos angustiamos hoy por los vanos e infructuosos esfuerzos individuales y colectivos que estamos realizando para zafar de la actual polarización y miedos sociales que en estos 14 años produjo una asociación ilícita que a través de  un pacto social, cultural y político corrupto mal llamado “modelo de acumulación de matriz diversificada con inclusión social”, nos gobernó “acumulado” a dos manos saqueando al Estado, mientras un pueblo engañado los avalaba con su voto

Hoy, y como ocurre en toda crisis social de crecimiento, cualquier  transformación o cambio social que se intente, traerá consigo dificultades complejas. Porque algunos hombres y mujeres que ampliaron escandalosamente su poder económico a expensas de un poder político que no pudieron mantener, sienten más incertidumbre que nunca respecto de su libertad, porque a la par de su crecimiento económico, una parte considerable de su misma sociedad sufrió y sufre de hambre y miseria, apareciendo en esa relación nuevas formas de presión social y psicológica, la que a su vez está generando tensiones políticas agudas, sociales, económicas, jurídicas  e ideológicas, dividiendo una vez más a nuestra sociedad por la presencia de fuerzas contrapuestas, mientras muchos ciudadanos, quizás demasiados, son los que tienen dificultad para entender su propia realidad...

Envueltos en tan compleja situación muchos hermanos, agitados entre la esperanza y la angustia, se preguntan acerca del curso presente de las cosas.

Los cambios tan acelerados, a menudo realizados sin un diagnóstico ni planeamiento previo, como las desigualdades sociales existentes, producen un aumento en las distintas contradicciones y/o desequilibrios.

Gracias a quienes dieron su vida o su libertad individual por nuestra democracia, la ciudadanía tiene por el momento el camino abierto para optar entre la libertad o la esclavitud, entre el progreso o el retroceso social, entre la fraternidad o el odio.

La turbación actual de los espíritus y la transformación de las condiciones de vida estarán vinculadas a un período de cambio social en el que mucho tendrá que ver la inteligencia de los argentinos: hacia el pasado, sin darle la espalda a nuestra historia, que nos brinda el consejo sabio de la experiencia; hacia el futuro, por el aporte de la técnica prospectiva y la planificación.

En un clima social que presagia días de agitación y violencia, con un paquete explosivo sobre nuestras espaldas…, pensemos que el futuro depende de todos nosotros. Reflexionemos juntos analizando nuestro pasado, mientras la Justicia hace lo que debe hacer con los corruptos, y acordemos definitivamente cual es la Argentina que debemos terminar de construir.

¡Pongámonos al país sobre los hombros!, no lo carguemos más sobre nuestras espaldas…


Concretemos de una vez por todas LA CULTURA DEL ENCUENTRO abriendo y no cerrando la comunicación, hablando con toda persona con la mente y el corazón abierto.

Si estamos realmente convencidos de lo que tenemos que decir, las palabras llegarán.

No la hagamos más difícil, solo lo sencillo promete éxito.

En azul y blanco, Hugo Cesar Renés
Otro sí digo:

Me parece que en el próximo e mail voy a parrafear el Martin Fierro creo que allí están todos nuestros problemas sociales descritos.

En azul y blanco, Hugo Cesar Renés

NOTA: Las imágenes no corresponden a la nota original.


Un abrazo en azul y blanco, Hugo Cesar Renés

LOS ASESINATOS JUDICIALES

Coronel Cayetano Fiorini, asistido para poder caminar sin ver  

El Coronel Cayetano Fiorini y el Juez Arturo Liendo Roca tenían 92 y 80 años respectivamente. Fiorini estaba ciego, su sordera era aguda y pese a haber sido trasplantado sus funciones renales se hallaban comprometidas. El juez Liendo Roca padecía una severa cardiopatía. Ambos eran las víctimas propiciatorias en uno de los tantos circos judiciales que se vienen montando en la República con el cuento de la “lesa humanidad” desde el momento en que el matrimonio Kirchner transó con la izquierda internacional para que, a cambio de los fueros que esta otorga para cometer cualquier tropelía, apriete o robo, el estado argentino montase una maquinaria de venganza a partir de la cual se pudiera asesinar “legalmente” a aquellos que habían osado derrotar militarmente a sus formaciones especiales.

Claudio Avruj

La manera de ejecutar a los presos políticos- aún hoy en la luminosa era de “cambio y transparencia”- no ha cambiado nada con respecto a lo que sucedía en pleno kirchnerato. Al igual que en la década robada los jueces de ejecución les niegan la prisión domiciliaria, a la que tienen derecho por edad o enfermedad, oficialmente acompañados por la amenaza del secretario de derechos humanos que cualquier prisión domiciliaria será revisada por el gobierno y se les niegan, también hoy, los tratamientos específicos que sus enfermedades requieren, solo falta que si un accidente pone a alguno de ellos a la muerte -como fue el caso del General Videla- suceda que los jueces de ejecución miren para otro lado, con el beneplácito del gobierno, y dejen que la agonía y el dolor duren lo que tengan que durar hasta que llegue la muerte.

Juez Arturo Liendo Roca - Foto de archivo

El Coronel Fiorini y el Juez Liendo Roca murieron ayer mientras eran juzgados. De nada sirvieron los pedidos de sus defensores, ni los certificados médicos presentados por defensores y familiares. Los jueces intervinientes decidieron sumar a su cometido de prevaricadores seriales, el perverso conchabo de verdugos y aprovecharon las tensiones y angustias que todo juicio conlleva para matarlos, porque a diferencia de otros juicios, quienes juzgaban a Fiorini y a Liendo Roca no eran como en otros casos simples mangantes que veían en la condena ya acordada que debían imponer -más allá de toda justicia- un recurso de mejora pecuniaria o la fama “jurídica” conseguida a costa de la libertad y la vida de quienes fueron llamados a combatir por la libertad de la República, en este caso, para mayor vergüenza de la “justicia”, quienes los juzgaban fueron parte, en el momento de los hechos que pretendían juzgar, de las bandas que asaltaron a sangre y fuego a la república y que los hoy procesados vencieron.

Hasta ayer a mediodía Mauricio Macri y sus compinches, Avruj y Garavano, cargaban en su conciencia el asesinato de treinta y seis presos políticos, hoy han sumado dos más y han mejorado, para mayor alegría de Carlotto, Bonafini y secuaces varios, la velocidad con que estos eran eliminados durante el kirchnerismo. Ya no se podrá jactar Cristina Kirchner de que durante su reinado se eliminaba un preso político cada nueve días, hoy se ha conseguido “mejorar” esa marca y se elimina, desde el 10 de diciembre de 2015, un preso político cada 7,5 días.

José Luis Milia

MUEREN UN EX MILITAR Y UN EX JUEZ QUE ERAN JUZGADOS POR LESA HUMANIDAD

Por Leonel Rodríguez para La Nación

Ambos eran juzgados en la Megacausa III; el abogado se quejó de que el Tribunal no los haya eximido del desgaste de las audiencias

Santiago del Estero.- Un ex militar y un ex juez que eran juzgados en los tribunales federales santiagueños por delitos de lesa humanidad en la denominada "Megacausa III" fallecieron en la jornada de hoy a raíz de graves enfermedades que padecían, tratándose de Cayetano Fiorini, ex militar de 92 años de edad, quien sufría severos problemas de salud, trasplantado en un riñón y ceguera total y de Liendo Roca, ex Juez, de 80 años y también con un serio cuadro cardíaco.

En ambos casos sus abogados habían planteado ante el Tribunal Oral Federal (TOF) la delicada situación de salud de los dos ancianos y que "su sola presencia en las audiencias y el estrés que eso conlleva podrían poner en riesgo sus vidas", pero esto era desechado por los miembros del tribunal a pesar de los certificados médicos presentados por la defensa y sus familiares.

Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal

Recordemos que la semana pasada, tal como lo publicara LA NACION, la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, había suspendido las audiencias de este juicio que arrancara el pasado 22 de agosto, a raíz de serias recusaciones planteadas por el abogado Miguel Ángel Torres, defensor de uno de los acusados, el ex militar Jorge D'Amico.

Entre los planteos esgrimidos por Torres en su escrito no solo figuraban las situaciones de salud de varios de los imputados, sino que además desechaba la imparcialidad del Tribunal Oral Federal debido a que dos sus integrantes habían pertenecido al Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y el restante había sido querellante por la APDH en otros juicios de lesa humanidad.


Dicho tribunal está compuesto por María Alicia Noli, tucumana y reconocida ex militante del ERP con el nombre de "Liliana", José María Pérez Villalobo, cordobés y también ex miembro del ERP y Juan Ramos Padilla, porteño y que fuera querellante por la APDH en otros juicios de lesa humanidad.

El abogado Miguel Ángel Torres, se mostró acongojado por la noticia y en diálogo con LA NACION aseguró: "hemos tomado conocimiento de la muerte de Cayetano Fiorini, un señor sordo, ciego, con un trasplante renal, una persona que estaba muy grave y que no podía ser sometida a juicio y el doctor Liendo Roca, de muy avanzada edad. Ambos no soportaron el cansancio físico y mental de las audiencias interminables".



NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.

lunes, 19 de septiembre de 2016

CONTINÚAN FALLECIENDO MÁS PRESOS POLÍTICOS


Estimados Amigos:

A través de la Unión de Promociones hemos tomado conocimiento que lamentablemente fallecieron más camaradas, acaecido en las fechas que para cada caso se especifican, quienes se encontraban injustamente detenidos como  Presos Políticos:
  • Viernes 09 de Septiembre de 2016, del señor 2º Comandante (R) Casiano Pedro Burtnik (Gendarmería Nacional).
  • Miércoles 14 de Septiembre de 2016, del señor Comisario Mayor (R) Antonio Mariano Oliva (Policía de la Provincia de Buenos Aires).
  • Jueves 15 de Septiembre de 2016, del señor Contraalmirante (R) Horacio Mayorga (Armada Argentina).
  • Viernes 16 de Septiembre de 2016, del señor 2º Comandante (R) Julio San Román (Gendarmería Nacional).
  • Lunes 19 de Septiembre de 2016, del señor Coronel (R) Cayetano José Fiorini (Ingenieros - Promoción 84 - CMN).
  • Lunes 19 de Septiembre de 2016, el señor ex Juez Federal Arturo Eduardo Liendo Roca.
Consecuentemente, ya son 378 (trescientos setenta y ocho) los fallecidos, pertenecientes a todas las Fuerzas Armadas, Fuerzas de Seguridad, Fuerzas Policiales, Fuerzas Penitenciarias y Civiles; en el marco de este proceso de persecución, venganza y exterminio, donde SE CONTINÚAN REPITIENDO en forma sistemática infinidad de irregularidades jurídicas, instrumentadas en el ámbito de una justicia prevaricadora.

Debe destacarse que del total de Presos Políticos que han fallecido, 37 (treinta y siete) decesos se han producido desde el día 10 de Diciembre de 2015.

Reiteramos nuestra solicitud a todos los integrantes de las FFAA, Fuerzas de Seguridad, Fuerzas Policiales y Fuerzas Penitenciarias, a las distintas ONG e Instituciones, a familiares, amigos y allegados en general, a continuar sumándose en apoyo de todos quienes deben enfrentar esta injusta situación, a fin de afirmar, fortalecer e incrementar el planteo de los justos reclamos por acceder a una justicia verdaderamente independiente, imparcial y objetiva, a través del irrestricto respeto por la Constitución Nacional. La continuación de la ardua lucha en su apoyo, por la recuperación plena del estado de derecho y por la reparación del respeto y la credibilidad de las Instituciones de la República, así lo exige.

Expresamos nuestras sentidas condolencias a todos sus familiares, allegados, compañeros y amigos, rogándole al Señor, les conceda pronta y cristiana resignación.

Dadas las avanzadas edades y estados de salud de los Presos Políticos en la Argentina, estas lamentables noticias son cada vez más seguidas. Una vez más levantamos nuestra voz hacia el poder de turno, no pueden continuar con esta matanza selectiva… es su obligación como presidente de todos los argentinos garantizar el debido proceso, la igualdad ante la ley, brindar asistencia sanitaria adecuada y por sobre todo lograr la unión de la sociedad para superar las antinomias que después de 205 años aún nos mantienen divididos. Es hora de sin odios, ni venganzas, es hora de una mirada superadora. ¡BASTA!

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva

por una Nueva Década en Paz y para Siempre

domingo, 18 de septiembre de 2016

FALLECIÓ OTRO PRESO POLÍTICO


Ha fallecido el Señor Almirante, Dn. Horacio Mayorga. Prestigioso hombre de armas de enorme ascendiente entre sus camaradas Aviadores Navales y en la Armada toda. La injusticia de un estado "Miope", impidió que SU Armada, lo despida con los honores reglamentarios con que se le da el último adiós al guerrero que decoló en su vuelo hacia las estrellas. La ausencia del clarín que tocara  "Silencio", la reemplazó un agudo toque de pito marinero que emocionó las almas de todos los que tuvieron la dicha, el honor y la posibilidad, de acompañar al colega de armas, en su zarpada. Señor Almirante, su nombre ya está inscripto entre los argentinos que honraron el ser nacional. Los que tuvimos el honor de conocerlo y tratarlo profesionalmente, seguiremos tratándolo como tantas veces le hiciera sonreír "AQUI NUMERAL, A LIDER!!!"

Descanse en paz.

El señor Almirante, Dn. Horacio Mayorga, falleció en cautiverio.

Hector Julio Alvarez
Vicealmirante (RE)

DNI: 4630003

ENTREVISTA AL Dr. DANIEL SABSAY - CONOCIDO CONSTITUCIONALISTA

Los locutores Albina Cabrera y Alejandro Delgado Morales, de Radio Télam, entrevistaron al abogado constitucionalista Dr. Daniel Sabsay.


sábado, 17 de septiembre de 2016

NULIDAD DEL JUICIO DE LESA HUMANIDAD CREA EXPECTATIVAS PARA LOS PRESOS POLÍTICOS

por Silvio Pedro Pizarro


















El juicio por delitos de lesa humanidad denominado “Megacausa III”, donde se juzgaba a militares, policías y a dos ex jueces por su participación en la última dictadura militar en Santiago del Estero, fue suspendido por la Cámara Nacional de Casación Penal, luego de los planteos realizados por los defensores de varios acusados. Citaremos en especial al abogado Facundo Maggio por su idoneidad y perseverancia en la defensa de los derechos humanos de los ilegalmente procesados

El proceso que empezara el pasado 22 de agosto en el Juzgado Federal de Santiago del Estero fue interrumpido hoy por el Tribunal de Casación, dando lugar a distintos planteos esgrimidos, siendo uno de ellos la participación de los integrantes del TOF (Tribunal Oral Federal) en la organización terrorista ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo).

Dicho tribunal está compuesto por María Alicia Noli, tucumana y reconocida ex militante del ERP con el nombre de “Liliana”, José María Pérez Villalobo, cordobés y también ex miembro del ERP y Juan Ramos Padilla, porteño y que fuera querellante por la APDH en otros juicios de lesa humanidad.

Recordamos que buena parte de la justicia se prestó por espurios intereses al circo de los juicios llevados a cabo con profusa difusión en abierta violación a la Constitución y al Derecho Penal, con el solo objetivo, ordenado por el Ejecutivo de “condenar” a más de 2.000 militares que fueron desfilando por tribunales formados como “comisiones especiales” propias del nazismo. Era el tiempo de la venganza.

Los numerosos reclamos y presentaciones judiciales de organismos de derechos humanos y de juristas y familiares de los presos políticos fueron desoídos, a pesar de que muchos provenían de organismos internacionales. Era algo que se esperaba pues el país se hallaba bajo el imperio de una falsa democracia que durante doce años azotó todas las instituciones con el lema que se hizo público del “vamos por todo”.

Con el advenimiento de un nuevo gobierno surgido de limpias elecciones sopló un aire vivificante que llenó de esperanzas a un pueblo aletargado por la anomia y la corrupción sufrida del avasallante régimen populista.

Las promesas electorales se fueron cumpliendo paulatinamente no obstante la herencia catastrófica con que se encontraron las nuevas autoridades, pero fallaron en el orden de la justicia en forma inexplicable y llamativa, por la gravedad que significó la continuación de la Justicia Legítima y de los numerosos jueces y fiscales que a ella respondían.

La suspensión del juicio de “Megacausa III” es de suma importancia ya que se ha producido a más de ocho meses en que asumió el gobierno y a pesar de las declaraciones del secretario de Derechos Humanos: “La política de memoria y justicia sigue siendo una política de Estado, Somos parte querellante en 225 causas de lesa humanidad. Tenemos muy clara la agenda de derechos humanos porque, como dijo el Presidente los juicios por lesa humanidad son prioritarios.”

Esta política de Estado alegada por el secretario constituye en realidad una persecución que se caracteriza con el tratamiento inhumano a los ancianos y enfermos presos políticos, a los que se les niega permanentemente el derecho a la prisión domiciliaria.

Hay una cuña adentrada en las instituciones gubernamentales muy arraigada en el Poder Ejecutivo: Ministerio de justicia y secretaría de Derecho Humanos y en el Poder Judicial.

El Presidente de la Corte tuvo conocimiento de las irregularidades y prevaricatos ocurridos en el seno de su ámbito y las consintió por causas que no son del caso señalar y sigue teniendo conocimiento de que continúan sucediendo durante el nuevo período gubernamental. A los días iniciales del mismo, declaró en un acto público en presencia del Presidente que los juicios de lesa humanidad eran política de Estado, que no sólo continuarían, sino que serían acrecentados. Acaba de afirmar durante la realización del Foro de Inversiones y Negocios que la Argentina tiene seguridad jurídica, en circunstancias que la continuación de los juicios de lesa humanidad continúan al ritmo impuesto por Justicia Legítima.

Si se analizaran las recusaciones y solicitudes de legal procedencia por la nulidad de los juicios anteriores, se hallaría una gran mayoría de casos similares al actual.

Hay inquietud en el gobierno por la demora en la substanciación de los juicios por corrupción que abundan en grandes cantidades y en importancia y que involucran a la mayoría de ex funcionarios, incluida la ex presidente, y por ello dispuso la realización de auditorías.

Si el plenario del Consejo de la Magistratura aprobó por unanimidad la realización de auditorías en juzgados y tribunales federales con competencia en materia penal de todo el país para analizar el desempeño de cada una de las investigaciones de casos de corrupción, no habría inconveniente en ampliarla a todos los juicios penales relativos a los delitos de lesa humanidad. Dicha revisión contaría con la opinión favorable de muchos jueces y fiscales que por sus antecedentes de probidad y dignidad en el desempeño de sus funciones, prestarían un apoyo inapreciable a la formación de un nuevo estado de derecho respetable y confiable.

Este deseable saneamiento del Poder Judicial traería como consecuencia una serie de juicios políticos de los cuales no podría estar excluido el Presidente de la Corte, pero que contarían con la garantía de imparcialidad y respeto a los derechos humanos que establece la Constitución Nacional y las leyes penales de ella derivadas.

El problema emergente de la nulidad del juicio de la megacausa es muy crítico, debido a que las pruebas invocadas fueron tan claras y determinantes que pusieron en evidencia la impunidad del tribunal al proceder sin el más mínimo cuidado en mostrar su parcialidad. Es importante pues queda claro que hay una confabulación en el Poder Judicial que garantiza la ilegalidad de los procedimientos.

Más que nunca las autoridades nacionales deben investigar las redes que manejan estas irregularidades que han quedado al descubierto. Hay que averiguar quién designa a los jueces que conforman el tribunal, cuando se conocen sus antecedentes que los inhabilitan para integrarlo. Las ilegalidades también consisten en el incumplimiento de las disposiciones del Código de Procedimiento Penal que no se controlan y que son continuamente observadas por los abogados defensores con resultado negativo.

Antes de que se le venga el techo encima, el Presidente debe actuar con firmeza y abandonar su política errática en la materia, desprenderse de funcionarios comprometidos y poner en práctica las promesas electorales.

viernes, 16 de septiembre de 2016

INVITAN A MACRI A ACTO POR SOLDADOS FORMOSEÑOS QUE VENCIERON A MONTONEROS

Será el próximo mes. Allí murieron 10 soldados, cuyos parientes siguen sin indemnización.

Por Ceferino Reato

El presidente Mauricio Macri fue invitado al acto que en Formosa recordará a los soldados conscriptos que hace 41 años, en pleno gobierno constitucional del peronismo, defendieron un cuartel del Ejército atacado por un grupo guerrillero.


"Todo indica que será un acto más importante que el de los últimos años. Yo tuve la oportunidad de escribirle una carta al Presidente, que le fue entregada en Clorinda", explicó Ricardo Valdéz, titular del Centro de Veteranos del 5 de Octubre.


Valdéz destacó que los padres de los 10 soldados formoseños que murieron en ese ataque "viven en la ultrapobreza. Los padres fallecieron todos; quedan únicamente cinco madres y las cinco en sillas de rueda, sin poder afrontar sus remedios".

"Los conscriptos que estaban de guardia aquel domingo eran los más pobres de todos; no tenían dinero para ir a sus casas y por eso se anotaban y quedaban de guardia", señaló.

En una entrevista en Infobae TV, Valdéz informó que este año fueron presentados dos proyectos de ley para otorgarles a los parientes de los soldados muertos la misma indemnización que ya cobraron los herederos de los guerrilleros que también fallecieron en aquel cruento combate.

"El diputado Hernández, del radicalismo de Formosa, presentó un proyecto de ley, y el diputado Kunkel, peronista, volvió a presentar su proyecto acompañado por los diputados peronistas por Formosa. Son idénticos y esperamos que ésta sea la vez buena y ese proyecto salga para corregir esa ingusticia", agregó.

El 5 de octubre de 1975, mientras Isabel Perón presidía el país, la guerrilla de origen peronista enrolada en Montoneros lanzó un ataque espectacular para copar el Regimiento de Monte Número 29, ubicado en las afueras de la ciudad de Formosa.


Fue el debut del llamado "Ejército Montonero" por lo cual el ataque fue bautizado como "Operación Primicia" por los propios guerrilleros.

La operación, que incluyó el secuestro en pleno vuelo de un avión de Aerolíneas Argentinas y el copamiento del aeropuerto El Pucú, de Formosa, fracasó por la resistencia de los soldados que estaban de guarida, que cumplían con el servicio militar que en aquel momento era obligatorio.


El combate duró treinta minutos y hubo 24 muertos: doce guerrilleros y doce defensores del cuartel, entre ellos 10 soldados (también, un sargento primero y un subteniente, de 21 años). En el aeropuerto, murió un policía formoseño.

Con el tiempo, los parientes de los guerrilleros muertos en ese combate fueron indemnizados como si sus hijos hubieran sido víctimas de la dictadura o de un grupo paraestatal. Las sumas fueron, en promedio y durante los Noventa, de 220 mil dólares.

A diferencia de los soldados formoseños, estos guerrilleros han recibido honores en las escuelas y universidades a las que concurrieron, así como figuran en el Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado ubicado en la Costanera porteña.

En la entrevista, Valdéz sostuvo que ellos, los soldados, "estamos considerados como héroes en Formosa. Pero, somos héroes sin título, sin reconocimiento oficial; sin nada".

Durante el ataque, Valdéz tuvo un comportamiento heroico: con su cuerpo mantuvo trabada la puerta del dormitorio de la Guardia mientras los guerrilleros mataban o herían a varios de sus compañeros.

"Hasta que pudimos escapar por la ventana. Pero, los más lentos fueron muertos por la espalda, mientras corrían. Después, ya nos reagrupamos y contraatacamos", señaló Valdéz.



NOTA: Las imágenes no corresponden a la nota original.

MARCHA DE LA LIBERTAD

Grabación original de la Marcha de la Libertad cantada "a capella" en los sótanos de la Basílica Nuestra Señora del Socorro por un coro de civiles revolucionarios, durante la Revolución Libertadora del 16 de septiembre de 1955.


Letra de la Marcha:

EN LO ALTO LA MIRADA
LUCHEMOS POR LA PATRIA REDIMIDA.
EL ARMA SOBRE EL BRAZO
LA VOZ DE LA ESPERANZA AMANECIDA.

QUE EL SOL SOBRE TU FRENTE
ALUMBRE TU CORAJE CAMARADA
YA EL BRAZO DE TU MADRE
TE SEÑALOLA RUTA ILUMINADA.

Y SI LA MUERTE QUIEBRA TU VIDA
AL FRIO DE UNA MADRUGADA,
PERDURARA TU NOMBRE
ENTRE LOS HEROES DE LA PATRIA AMADA.

Y CUANDO EL PASO FIRME
DE LA ARGENTINA ALTIVA DE MAÑANA
TRAIGA EL ECO SERENO
DE LA PAZ CON TU SANGRE CONQUISTADA
CANTARAS CON NOSOTROS CAMARADA
DE GUARDIA ALLA EN LA GLORIA PEREGRINA
POR ESTA TIERRA DE DIOS TUVIERA
MIL VECES UNA MUERTE ARGENTINA
MIL VECES UNA MUERTE ARGENTINA...

jueves, 15 de septiembre de 2016

SANTIAGO DEL ESTERO: SUSPENDEN JUICIO POR LESA HUMANIDAD

El juicio por delitos de lesa humanidad denominado "Megacausa III" fue suspendido por la Cámara Nacional de Casación Penal

Por Leonel Alberto Rodríguez para La Naciòn

SANTIAGO DEL ESTERO.- El juicio por delitos de lesa humanidad denominado "Megacausa III", donde se juzgaba a militares, policías y a dos ex jueces por su participación en la última dictadura militar en esta provincia, fue suspendido por la Cámara Nacional de Casación Penal, luego de los planteos realizados por la defensa de varios acusados.

El proceso que empezara el pasado 22 de agosto en el Juzgado Federal de Santiago del Estero fue interrumpido hoy por el Tribunal de Casación, dando lugar a distintos planteos esgrimidos por los defensores de los procesados, siendo uno de ellos la participación de los integrantes del TOF (Tribunal Oral Federal) en la organización terrorista ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo).

Dicho tribunal está compuesto por María Alicia Noli, tucumana y reconocida ex militante del ERP con el nombre de "Liliana", José María Pérez Villalobo, cordobés y también ex miembro del ERP y Juan Ramos Padilla, porteño y que fuera querellante por la APDH en otros juicios de lesa humanidad.

María Alicia Noli. Foto: LA NACION


Los tres jueces fueron recusados con distintas argumentaciones por parte de los defensores de los acusados, quienes también pidieron que la Cámara de Casación Federal intervenga en lo que ellos sostienen "un grave atropello y falta de imparcialidad por parte de los miembros del TOF".

El abogado Miguel Ángel Torres, quien asiste legalmente a uno de los acusados, se notificó de la resolución emitida por la Cámara Nacional de Casación Penal, al tiempo que acoto que "la misma resolvió habilitar un recurso de queja de varios defensores, que plantean la recusación de dos jueces por considerarlos militantes del ERP y por haber sido querellantes en juicios de lesa humanidad".

Casación remarca que este fallo tiene "efecto suspensivo" y que, por lo pronto, no habrá más audiencias hasta que el alto tribunal penal resuelva la situación de los jueces.

En este juicio se juzgaba la participación de 45 personas y muchas de ellas ya cargan con condenas a cadena perpetua por delitos de lesa humanidad en otros juicios, tal es el caso de Musa Azar, ex jefe de inteligencia del fallecido ex cinco veces gobernador de esta provincia Carlos Juárez, como así también Miguel Garbi, Ramiro López y Juan Bustamante, ex policías e integrantes del grupo de tareas de Musa Azar.

También son juzgados ex militares como Cayetano Fiorini, Ramón Herrera y Jorge D'Amico, este último ex Secretario de Seguridad en el último gobierno del peronista Carlos Juárez, además de los ex jueces Arturo Liendo Roca y Santiago Olmedo, siendo el doctor Olmedo presidente del tribunal catamarqueño que juzgó el crimen de María Soledad Morales en la década del 90'.

Cabe destacar que la familia del ex juez Olmedo ha presentado distintos certificados médicos que afirman el riesgo de vida de este por asistir a las audiencias ya que padece una grave enfermedad "que genera un deterioro día a día de su ya frágil salud", además que junto a Liendo Roca "ya fueron sobreseídos en tres oportunidades distintas por la Cámara Federal de Tucumán y por los mismos hechos que hoy son juzgados", afirmaron sus familiares a LA NACIÓN.

El abogado del ex juez Olmedo y del ex militar Fiorini, Facundo Magio, indico que "no existía ni se avizoraba otro resultado y final que una condena para los acusados e imputados ya que los jueces que integran el Tribunal fueron militantes del ERP y querellantes en otras causas de lesa humanidad".

"El caso de Alicia Noli es todo un símbolo, ya que fue integrante del ERP, su nombre de guerra era 'Liliana', su esposo también era del ERP y es un desaparecido de esos años, igual que el juez Villalobos", amplio Magio.


Por último afirmó que "los jueces actúan con desprecio hacia la vida de los imputados. Fiorini tiene 86 años, está ciego y recuperándose de una operación por la extracción de riñón y en plan para ser intervenido del corazón, pero así y todo Noli y Pérez Villalobo revocaron su detención domiciliaria aun con riesgo inminente de muerte".